lunes, 5 de abril de 2010

Que nuestro padre celestial este de parte nuestra no significa que no nos alcanzaran las tormentas de la vida, sino que El estara con nosotros durante esas tormentas. El que ha puesto su confianza en Dios sabe muy bien que hay mas seguridad junto a Cristo durante el peligro, que la que hay en tiempo de solaz para el que esta sin Cristo. Solo un necio podria poner su confianza en las arenas movedizas. La unica confianza que no defrauda es la que se pone en la Roca Inamovible de los Siglos.
Los discipulos de Cristo deben perder la confianza en si mismos antes de poder continuar hacia el final de su jornada. Primero deben experimentar la presencia del Señor en cada paso de su peregrinacion, su Presencia constante.Entonces, ¿Por que hemos de temer la tempestad? ¿No esta, acaso, bajo el control de la mano de Dios el Padre Celestial?
Cuando el dolor se presenta mas profundo,
cuando la vida parece sin destino,
Cuando esta fresca la herida que ocasiona el mundo,
¡Mirale!¡Jesus esta en tu camino!

Cuando dispersos y rotos ves
tus planes y proyectos mas queridos, 
cuando parece que todo sale al reves,
¡Mirale!¡Jesus esta en tu camino!
Cuando desalentado has dejado de orar
porque tu oracion parece no llegar
a su celestial destino
¡Mirale!¡Jesus esta en tu camino!
 
Cuando tu esperanza mas querida se ha desvanecido
Cuando te abandonan y traicionan los amigos,
y se rompen todos los apoyos terrenales,
¡Mirale!¡Jesus esta en tu camino!
Los rayos de luz rotos forman el arco iris;
Los terrones deshechos son tierra fructifera;
La vida podada da racimos mas ricos;
Las gemas cortadas y pulidas dan hermosas luces;
La cosecha viene proviene del grano sepultado;
La vida nace en medio del dolor y la angustia;
Dios habita en seres quebrantados de espiritu.
El es quien guia tu destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada